Zhan Zhuang

La práctica del Zhan Zhuang encierra en si misma todos los preceptos taoístas sin quebrantar uno solo, cosa que no se puede decir de ninguna otra practica.

La postura estática en pie es el pilar fundamental de todas las practicas taoístas, ya que encierra en si misma todos los preceptos taoístas sin quebrantar uno solo, cosa que no se puede decir de ninguna otra practica.

Muchas personas nos preguntan como puede ser que estando en pie sin hacer nada se encuentre un equilibrio interno, se curen enfermedades o incluso se consigan fuerza y agilidad, esto es porque no se comprende que la realidad natural no es lo que el imaginario colectivo piensa que es.

El tigre no necesita ir al gimnasio para tener fuerza, el caballo no necesita ir a una pista de atletismo para correr , la grulla no necesita estudiar danza para hacer movimientos hermosos, por que no nos preguntamos cual es la manera natural del hombre.

El Zhan Zhuang es esa pregunta que no quiere respuesta sino una investigación constante.

Que el cuerpo se unifique con la mente y el espíritu es algo que muchas tradiciones espirituales pretenden, la practica estática en pie nos ofrece la posibilidad concreta de corroborarlo, si la mente se distrae el cuerpo se tensa y se desarma, si el cuerpo no se mantiene unificado la mente se agita y en la practica estática esto es visible para cualquier practicante, a veces sin darse cuenta los alumnos tienen consciencia de procesos que muchos falsos místicos hablan pero no tienen experiencia de ello, como por ejemplo el concepto de lo que es espiritual y no.

En la practica estática uno puede ver claramente cuando la experiencia se torna trascendental a lo que uno quiere o busca o cuando la experiencia “se queda” en el plano del ego.

El Zhan Zhuang unifica a la persona en un todo y es un medio para alcanzar el wu wei o acción vacía.

Puede dar consciencia de los procesos mas internos del cuerpo y de la mente así como una profunda sensibilidad a la energía, es un camino tan simple y a la vez tan difícil que mucha gente se pierde si no tiene la ayuda de un colaborador, es tan profunda la propuesta de esta práctica que no existen “maestros” de ello sino colaboradores que te ayudan a descubrir tu maestro interno.