Retiros Taoístas

Para aquellos estudiantes que han conseguido tener la practica en su vida diaria y desean profundizar tantos en fundamentos como en la práctica misma, la Escuela Taoista del Sur tiene diversos retiros que profundizan ciertos saberes.

Algunos retiros clásicos taoístas son:

La búsqueda del elixir” es un retiro de nueve días en la que se practica, mañana , mediodía, tarde y noche buscando un efecto concreto del cuerpo que debe ser corroborado por el director del retiro y el propio practicante.

Kan y Li” es un retiro de quince días en el que se hace una propuesta de practica y atención cotidiana que busca trascender la dualidad mente cuerpo y que deja las bases para trabajar toda la vida con esta profunda propuesta taoísta.

El cierre de los cinco sentidos” es un retiro de veinticuatro días en las que se practica muchas horas en la oscuridad total y que tiene como finalidad “despertar la luz de la mente, reduciendo la importancia de los sentidos” este es un trabajo para los interesados en las practicas nocturnas o de sueños del taoísmo.

Encontrar el vacio adentro y afuera” es un retiro de cien días ininterrumpidos de practicas de la practica y la atención cotidiana llegan a un punto en común y ya no se diferencian al igual que la consciencia del yo y lo de afuera. Es un trabajo colectivo.

Hay otros retiros taoístas con diferentes propuestas y tiempos de entrenamientos que dependen de lo que se busca producir.

 

Nuestros retiros taoístas tienen como características algunos aspectos que caben mencionar:

  • Las actividades cotidianas son efectuadas por los practicantes. Se considera “falsa energía” la producida por terceros pagos o no que hacen actividades supuestamente menos importantes que la del retirante o practicante; esto quiere decir que el practicante de retiro debe participar en la cocina, la limpieza el armado y desarmado de tiendas o carpas o las tareas que requiera el lugar del retiro con la misma importancia del retiro mismo, la división entre actividades “espirituales” y “materiales” produce una esquizofrenia que nada tiene que ver con el Tao.
  • Un buen retiro taoísta produce las sensación de ser una familia, en nuestra escuela no hay practicantes avanzados y principiantes, mejores y peores, simplemente hay practicantes, los retiros buscan una sensación ya perdida en nuestra vida cotidiana que es que cada uno tenga su lugar y su función sin necesidad de competir ni disputar. Reconocemos que la ambición y la competencia han sido utilizadas muy a menudo por falsos maestros y eso produce toda serie de desequilibrios y violencias internas entre los practicantes.
  • Nuestros retiros taoístas pueden pasar desapercibidos por casi cualquier entorno social, no requieren un aislamiento total (excepto los casos que se busque trabajar con elementos de la naturaleza o de aislamiento) y pueden pasar desapercibidos por cualquier otra persona porque consideramos que lo que importa es el trabajo interno y no la ostentación del mismo, un buen practicante taoísta puede estar en retiro permanente llegado a un cierto nivel, sin que su entorno se dé cuenta, y esta es una de las finalidades básicos de todos los retiros, de forma que la práctica no produzca una separación o lleve a la errónea idea de que somos especiales porque practicamos.
  • Algunos de nuestros retiros taoístas necesitan de una orientación personalizada por lo cual el director del retiro tiene más trabajo en estos que en otros y debe llevar a los estudiantes a un punto común de conocimiento, esto quiere decir que el director del retiro tiene que comprobar en la misma practica sus conocimientos sobre lo que está enseñando al igual que en clases y seminarios, la persona a cargo no está practicando o “haciendo el retiro” sino que está atento a que los estudiantes comprendan y resuelvan la propuesta de práctica.
  • Los retiros taoístas no son una idea moderna en el taoísmo, ya en la antigüedad los adeptos atareados con la vida compleja de China requerían espacios de tiempo donde profundizar la práctica, así nacieron diversas escuelas que proponían retiros en convivencia para profundizar ciertos conocimientos. Desde nuestra perspectiva son la herramienta donde se ponen en práctica los conocimientos adquiridos en clases y/o seminarios y donde se ve concretamente la resolución colectiva en convivencia.

La propuesta de retiros taoístas va acompañada de una propuesta más profunda de llegar a un retiro permanente en convivencia, no como finalidad sino que nosotros como escuela, creemos que debemos tener ese compromiso con las practicas taoístas para ofrecerlas con la seriedad que se merecen, no se pueden ofrecer retiros de convivencia si las personas que lo ofrecen no saben de convivencia, esto permite que el objetivo del retiro no se desvíe en discusiones egoístas o planteos ideológicos personales o cualquier conflicto que suele aparecer en estado de retiro y convivencia. La experiencia de los organizadores garantiza el desarrollo del objetivo del retiro.

Sobre prácticas más complejas como las de sueño, la liberación de la personalidad, solo las mencionamos como elementos posibles de ser trabajados, pero cualquier información intelectual sobre ellas dificulta su comprensión más que aporta alguna claridad así que reservamos estos temas para conversarlos personalmente con los interesados.